Lecciones de Estonia para Costa Rica

PorAdministrador

Lecciones de Estonia para Costa Rica

Peter March

En Costa Rica los políticos y el grueso de la ciudadanía tiene temor al cambio y a la tecnología. Por ejemplo, existen tres distintos sistemas de compras digitales del Estado, pudiendo haber uno solo.

Ha sido imposible la digitalización de los expedientes médicos de los ciudadanos. Mientras miles compran sin problema en tiendas en línea, la Firma Digital sigue siendo relativamente costosa y no es atractiva para muchas personas.

La trasparencia a nivel estatal deja mucho que desear, instituciones como Racsa, no revelan sus estados financieros y otra información. De esta paralización de uso de tecnología, usted ciudadano y yo, somos los más afectados. ¿Pero existen otras opciones?

Hablemos de Estonia

Durante la Segunda Guerra Mundial, Estonia fue invadida por los soviéticos, perdiendo calidad de vida (contrario a su vecino independiente del norte: Finlandia). Luego de la ocupación, habiendo recobrado su independencia al final de los 80s, debían encontrar un nuevo rumbo para el país.

El gobierno estoniano vendió la mayoría de sus industrias, quedándose en la actualidad con 25 compañías. En ellas laboran unas 15,000 personas, acogidas al mismo régimen que las demás empresas privadas. Las Juntas Directivas no son una “piñata” electoral cada cuatro años: sus miembros los designa un comité independiente. Sus finanzas y decisiones gerenciales son auditadas y expuestas públicamente.

En materia de gobierno digital, Estonia es líder mundial. Desde el 2002, el gobierno emite una tarjeta para identificación ciudadana, tanto física (cédula de identidad) como digital (similar a nuestra Firma Digital). Actualmente el 99% de los servicios estatales están en línea, permitiendo al ciudadano acceder desde cualquier parte del mundo a realizar trámites. Imagínese la reducción en costos de planillas estatales, de espacio físico arrendado por el gobierno, tiempo y dinero suyo y mío ahorrado por la digitalización de servicios.

X-Road es el sistema fundamental para unir todas las bases de datos, permitiendo un funcionamiento e integración de cualquier servicio público o privado. Si por ejemplo un usuario de una clínica local tiene malestares, el médico accede al historial clínico del paciente, solicita medicina específica y la envía al domicilio registrado. El usuario realiza todo desde su hogar, y el médico desde la clínica, sin que sea necesaria la cita en persona.

¿Cuál es la diferencia?

Los estonianos eligieron políticos que no tienen temor a reducir la participación del Estado. Entienden las ventajas de incorporar la tecnología en el ámbito público, invitando al sector privado a unirse. Lejos de huir a la trasparencia, la buscan y promueven.

Mientras tanto en Costa Rica estamos fracasando en aprovechar la tecnología y el cambio, por temor a no saber qué hacer con muchos empleados y entidades del Estado. Preferimos la tradición en lugar de la eficiencia, perdiéndonos la ola de transparencia y empoderamiento ciudadano que la tecnología bien aplicada trae con sí.

A semanas de las elecciones es un buen momento de reflejar hacia dónde iremos en estos 4 años que vienen. Si Estonia, con un área menor a la nuestra y una población de menos de dos millones de habitantes ha logrado uno de los mejores niveles de Europa, con decisión en Costa Rica también podemos lograrlo.

About the author

Administrador administrator

Deja un comentario